|| Discalculia | | Síntomas de discalculia ||    
 
 

Discalculia:

 

Los estudiantes que presentan dificultades para procesar lenguaje son diagnosticados con dislexia. De la misma manera, los estudiantes que presentan dificultades para procesar números se dice que tienen discalculia. A menudo, algunos padres y profesores se refieren a esta dificultad como la dislexia de las matemáticas.

Definición:

Dificultades en la producción o comprensión de cantidades, símbolos numéricos u operaciones aritméticas básicas que no son consistentes con la edad del alumno, ni con sus oportunidades educacionales o sus habilidades intelectuales.

Existen múltiples fuentes de información para evaluar las habilidades numéricas y aritméticas, las cuales deben ser individualizadas, culturalmente apropiadas y psicométricamente estandarizadas para analizar esas capacidades.

DSM-V (Revised definition from DSM-IV) Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders

Es posible que los estudiantes discalcúlicos tengan dificultades entendiendo conceptos numéricos simples, aprendiendo factores y procedimientos y que además carezcan de una comprensión intuitiva de los números. Incluso si producen una respuesta o un método correcto, puede que lo hagan mecánicamente y sin seguridad.

Los alumnos que tienen dificultades de aprendizaje en las matemáticas a menudo presentan más de una dificultad, como dislexia, dispraxia, deficiencias de procesamiento auditivo o de memoria de trabajo. A esto se le llama tener dificultades concurrentes.

Para un estudiante con dificultades concurrentes, adquirir las habilidades fundamentales y básicas de las matemáticas supone todo un reto. Además, cuando las redes cerebrales no pueden procesar las distintas etapas necesarias para comprender los números, el reto es incluso más grande. Es típico que estos alumnos usen procesos básicos e ineficientes a la hora de contar, que hagan errores frecuentes y que vayan más atrasados que sus compañeros de clase.

Quizá experimenten dificultades con las combinaciones de números para formar 10, con las tablas de multiplicar y para recordar factores numéricos; quizá no dispongan del vocabulario matemático suficiente, tengan dificultades con la línea numérica, la estimación y generalmente su nivel competencia numérica es bajo.

Las investigaciones en el campo de la neurociencia indican que los alumnos con discalculia usan distintas redes cerebrales cuando realizan ejercicios matemáticos simples y que, ejercitando esa área cerebral en particular con distintos estímulos y métodos de aprendizaje, el alumno recibirá una ayuda muy positiva.

   
Discalculia y el cerebro:

Los núcleos de las áreas numéricas de los lóbulos parietales derecho e izquierdo de los estudiantes con discalculia tienen menos células nerviosas y/o menos conexiones entre ellas. Si se tiene discalculia estas áreas suelen estar menos activas y además funcionan de un modo distinto, así que las respuestas de estos alumnos suelen ser diferentes a las de sus compañeros de clase.
Lóbulo parietal
Brain
   
Dislexia:  
   

La dislexia es una condición que afecta a la capacidad de procesar lenguaje. Los alumnos disléxicos generalmente tienen dificultades para adquirir alfabetización y, en algunos casos, pueden manifestar problemas en las matemáticas. No es sorprendente que aquellos que tengan problemas para descrifrar palabras escritas también tengan dificultades aprendiendo datos, notaciones y símbolos matemáticos. Este patrón de capacidades y debilidades se llama "dificultades específicas de aprendizaje".
Los problemas suelen encontrarse en el lenguaje que se usa en las matemáticas, en las secuencias, orientación y memoria, más que con las matemáticas en sí. Los alumnos con dislexia tienen dificultades para responder mentalmente o por escrito de una forma rápida, y además les cuesta aprender hechos de memoria porque suelen tener un sistema de memoria bastante bajo. Eso les causará una sensación de fracaso y pérdida de autoestima. Algunos estudiante disléxicos disfrutarán de usar métodos flexibles mientras que para otros, la opción de elegir les creará inseguridad, confusión y ansiedad.

   
   
  Síntomas de discalculia:

¿De qué manera aprenden matemáticas los niños con discalculia?

  Nuestras investigaciones han mostrado que estas son algunas de las dificultades que tienen los alumnos discalcúlicos: (se ha tomado en cuenta una lista más larga en el desarrollo de los programa Dinamo Números y Dinamo Perfil)
 
  A menudo tienen dificultades contando objetos.
Este hecho afecta al sentido numérico básico. Los discalcúlicos necesitan instrucciones claras sobre cómo contar de una manera organizada y significativa. Los números necesitan tener un significado, una magnitud y una relación entre ellos. Es recomendable que antes de aprender a contar aprendan a subitizar.
   
  Puede que tengan dificultades procesando y memorizando secuencias.
Los alumnos discalcúlicos pueden ser lentos aprendiendo secuencias orales. Contar hacia atrás les resulta particularmente difícil. Necesitan practicar más contando oralmente y además deben intentar llegar a secuencias de mayor valor. Se les puede ayudar presentándoles secuencias como 0'7, 0'8 __, __, dándoles más pistas: 0'7, 0'8, __, __, 1'1, 1'2. El uso y reconocimiento de un patrón es importante y puede ser usado para ayudar con algunos problemas de memoria. Los aprendices discalcúlicos necesitan ayuda para contar en transiciones, como por ejemplo 198, 199, 200, 201 o 998, 999, 1000, 1001, y también necesitan practicar la estructura de contar de un número a otro, por ejemplo de contar de diez en diez a contar de uno en uno.
   
  Necesitan más ayudas para contar hacia delante y hacia atrás.
Utilicen una línea numérica claramente marcada o fichas diferenciadas en grupos, como en el dominó.Los números del 11 al 15 son un ejemplo de la inconsistencia de nuestro sistema numérico. Por ejemplo, "trece" debería ser "diez y tres" pero se dice y escribe como "tres y diez" ("tre-ce"). Por otra parte, "veintitrés" está en el mismo orden que los dígitos. Hay que enseñarles con atención para minimizar estas dificultades además de introducir patrones regulares de números más altos: sesenta y seis, setenta y seis, etc. Los niños discalcúlicos quizá encuentren que pasar de una secuencia que ya conocen, como 90, 80, 70... a una secuencia modificada como 92, 82, 71... les exigirá mucho esfuerzo. 10 fichas o 10 monedas puede que ayuden a ilustrar qué dígito cambia y qué dígito permanece igual.
   
 

A menudo tienen dificultades entendiendo el valor posicional.
Los idiomas usan nombres para dar valor a la hora de contar (diez, cien), mientras que los numerales usan el principio de valor posicional (la posición relativa de cada dígito dentro de un número (10, 100). Los estudiantes que no conozcan bien el sistema de valor quizá piensen que novecientos noventa y nueve es mayor que mil. Se requiere más esfuerzo mental para escribir números en palabras.Los números que contienen ceros, como 5006, deben enseñárseles bien a los alumnos, usando materiales prácticos y haciendo que se centren en la palabra de "mayor valor": cinco mil seis tiene cuatro dígitos porque la palabra de mayor valor es "mil". Una tabla de valores puede ser útil en estos casos. Las cartas de valores también pueden demostrar la estructura de números en un nivel más simbólico/abstracto.

   
  Les parece difícil aprender factores numéricos "de memoria", pero…
… suelen poder trabajar dentro de objetivos manejables, en pequeños pasos, además de aprender a usar estrategias. Las combinaciones de números hasta 10 son fundamentales y son la clave a muchos más factores que forman la memorización y rápida respuesta. La mejor manera de enseñarles los patrones es haciendo actividades multisensoriales. Haga que usen mnemotecnia para relacionar nuevos hechos con hechos que ya han aprendido. Las imágenes visuales, como por ejemplo: mostrar la relación entre 5 + 5 y 5 + 6 con fichas o monedas, también ayudará a los alumnos que no son discalcúlicos.

Los factores mentales a los que se puede acceder rápidamente se almacenan como asociaciones verbales en secuencias de palabras exactas, como "8 más 5 son 13", o "7 por 8 es 56". A los discalcúlicos les resulta difícil recordar tales asociaciones verbales. En su caso, aunque hayan conseguido almacenar asociaciones verbales con éxito, puede que tarden mucho en recordarlas. Se debería animar a los estudiantes a maximizar el uso de claves de factores numéricos, como por ejemplo: los factores "10 x" pueden usarse para deducir factores "9 x", como 9 x 7 = (10 x 7 ) – 7. Secuencias cortas de contar de uno en uno desde "5 x" pueden conducir a "productos parciales" en los que, por ejemplo, 7 X 8 es visto como (7 x 5) + (7 x 3).

   
  Puede que no recuerden estrategias derivadas de factores o métodos de cálculo mental.
Para alumnos discalcúlicos, los pasos de una secuencia en un cálculo son difíciles de recordar porque no tienen buena memoria a corto plazo. Su bajo concepto numérico y la falta de flexibilidad dificultan el razonamiento multiopcional, y por esa razón puede que se sientan confusos y sobrecargados. Algunos ven que existen demasiados métodos y les resultan difíciles de recordar. Es importante que se concentren en estrategias que se puedan generalizar, como por ejemplo hacer particiones, en lugar de métodos que solo sirvan en casos concretos. De esta manera, esas habilidades podrán ser usadas en diferentes cálculos.
   
  Es posible que tengan dificultades para contar, lo cual causará que se equivoquen haciendo operaciones.
Enseñarles a "contar hacia arriba" es de mucha ayuda, como: 9 – 7 = ; 7 + __ = 9. Muchos discalcúlicos aprenden a recordar factores numéricos con el método de triadas. Los estudiantes discalcúlicos además se benefician al aprender a hacer operaciones que sobrepasen las decenas, como 13 – 8.
   
  La aritmética mental puede ser demasiado trabajo para su memoria a corto plazo.
Se puede ayudar a superar esta dificultad a través de preguntas cuidadosamente diferenciadas. Por ejemplo, cuando resulta 9 haciendo + "10 – 1", la pregunta puede formularse de una manera estructurada usando dos pasos. Una pregunta clave puede dar entrada a, por ejemplo: "¿te has acordado de ajustar la respuesta?". Anime a los estudiantes a anotar sus operaciones para ayudar con el cálculo mental.
   
  Tienen problemas anotando cálculos sobre papel.
Los estudiantes a los que se les da bien el cálculo mental puede que fallen en cálculos sobre papel. Esto se debe a la carga de trabajo adicional en la memoria a corto plazo de tener que recordar procedimientos escritos, más las dificultades al escribir las operaciones. Los cálculos mentales suelen ser más fáciles si se trabaja primero con el dígito más significativo. Para algunos puede ser más útil seguir usando este método en los cálculos por escrito.

Trabajar con objetos de base 10 es útil para introducir cálculos por escrito, ya que estos pueden ilustrar el método escrito. El área, utilizando papel cuadriculado, es un buen modelo para la multiplicación.

   
  Quizá necesiten más pistas para reconocer, desarrollar y predecir patrones a la hora de resolver problemas.
Es probable que tengan dificultades a la hora de hacer problemas. Enséñeles a usar un sistema para resolverlos:
1- Leer el problema.
2- Identificar la información clave y escribirla o dibujarla.
3- Decidir qué cálculo es necesario.
4- Usar un método de cálculo apropiado: mental, escrito o usando la calculadora.
5- Interpretar la respuesta en el contexto del problema.

Los alumnos pueden aprender cómo se construyen las preguntas si inventan sus propios ejercicios y problemas. El uso de materiales o imágenes para interpretar problemas puede ser muy útil.

   
  Puede que se inquieten ante la inseguridad de las estimaciones.
La estimación requiere tomar riesgos, y los estudiantes inseguros evitan tomarlos. Se pueden utilizar modelos visuales para ayudarles a ver cómo estimar.
   
  Encuentran difícil ver secuencias de tiempo.
No es fácil aprender las secuencias de los días de la semana o los meses del año, por tanto la introducción de un simple reloj puede ser un problema, ya que el lenguaje del tiempo es potencialmente confuso. Usar la esfera de un reloj en la que los estudiantes puedan mover las agujas puede ayudarles a entender el tiempo y su lenguaje. Puede introducirse la representación digital del tiempo con cartas, por ejemplo, para que los alumnos puedan visualizar secuencias.
 

 

  || Discalculia | | Síntomas de discalculia ||    
 
Copyright © 2010 JellyJames Ltd. Todos los derechos reservados.